Ignacio Fajardo y Saira Malena se han convertido en los primeros ganadores del concurso ‘El cante en rama’ de la I Bienal de Cante de Jerez. El primero, en la categoría ‘el cante en rama’, afirma que tuvo unas “sensaciones muy buenas” tanto en la ronda eliminatoria como en la final, aunque reconoce que también “pasé muchos nervios. Había mucha gente pendiente de nosotros y luego el jurado, de categoría, con personas que entiende de cante, por lo que la responsabilidad era grande”.

Fajardo, alias ‘El Bombi’, se congratula porque Jerez vuelva a tener un concurso de cante gracias a la Bienal, sobre todo porque “a la gente que estamos abajo nos viene bien algo así para ponernos en el escaparate. Esto va a permitir dar a conocer a muchos cantaores”.

En cuanto a su premio, el jerezano considera que “puede ayudarme bastante, sobre todo cuando grabe el disco y también con la oportunidad de cantar en la Bienal de Sevilla, algo importantísimo y que aún no me lo creo”.

Saira Malena, de 29 años, se alzó con el premio en la categoría ‘Cepa joven’. Afirma que durante la final tuvo “sensaciones buenísimas, aunque tuve un poco de nervios”. Aun así, reconoce que “me vi mucho mejor que en la ronda de clasificación, mucho más tranquila”.

Los premiados, con autoridades, patrocinadores y organizadores de la Bienal de Cante de Jerez, durante la entrega de premios de ‘El cante en rama’. Foto: Cristo García

La final de ‘El cante en rama’ permitió a Malena cantar por primera vez en la peña flamenca Buena Gente, “un lugar importante dentro del flamenco y de prestigio”. A eso se unió el cantar ante un jurado compuesto por grandes expertos del mundo flamenco, algo que “impone”.

Para la joven cantaora, el nivel del concurso fue “muy bueno”, y si bien no quiere destacar a ninguno de sus compañeros de concurso, considera que “cada uno tuvo su mérito, porque todos se han esforzado y cada uno ha aportado lo que le ha salido de dentro”.

Igualmente, alaba la oportunidad que el concurso otorga a los cantaores que quieren abrirse un hueco en el siempre difícil y competitivo mundo del flamenco: “Yo voy teniendo tablas, más o menos he trabajado en sitios grandes, con grandes de este mundo, pero cosas como estas son buenas y estas oportunidades de poder presentarte y aportar tu granito de arena nunca vienen mal”.

Por su parte, Enrique Afanador fue merecedor del accésit en ‘Solera flamenca’. El trebujenero se muestra satisfecho de su paso por el concurso porque “sé que le gusté a muchos” y considera “muy positivo” que Jerez cuente con un concurso de cante. De hecho, señala que ‘El cante en rama’ le ha dado la oportunidad de cantar en tierras jerezanas, algo que no había podido hacer hasta ahora.