La Bienal de Cante de Jerez, que en esta primera edición se ha desarrollado entre el 5 y el 18 de agosto, ha celebrado más de una veintena de actividades de tipo divulgativo, formativo, de ocio y social.

Así, además de los siete espectáculos celebrados en el Museo del Enganche (gala inaugural, gala del Día de la Mujer, gala de clausura y cuatro jornadas del ciclo ‘Herencia, transmisión oral), la Bienal de Cante ha acogido tres conferencias; una mesa redonda centrada en el papel de la mujer en el flamenco; el ya mencionado concurso de cante con dos sesiones clasificatorias en la peña flamenca Luis de la Pica y la final, en la peña flamenca Buena Gente; un taller infantil; una visita guiada a los barrios de San Miguel y Santiago; dos actividades denominadas ‘un vino con…’ en las que Vicente Soto Sordera y Angelita Gómez fueron los protagonistas; un recital en La Guarida del Ángel dedicado a los mayores; una fiesta por bulerías y una exposición de los carteles de las 20 ediciones de la Bienal de Flamenco de Sevilla, que se podrá seguir visitando en el Centro Andaluz de Documentación de Flamenco hasta el próximo 30 de agosto.

Luis Moneo, durante su actuación durante el ciclo ‘Herencia, transmisión oral’. Foto: Cristo García

Por si todo esto fuera poco, la tienda IKEA de Jerez acogió, como prólogo de la Bienal, un espectáculo flamenco, siendo la primera vez que una tienda de la multinacional sueca albergaba un recital de cante jondo.

En total, unas 4.000 personas han disfrutado de alguna de las actividades que han conformado la Bienal de Cante de Jerez, destacando los dos llenos en las galas inaugural y de clausura, con casi mil espectadores entre las dos.

La Bienal de Cante, además, ha descubierto para Jerez el patio del Museo del Enganche como un lugar privilegiado para acoger espectáculos al aire libre, en este caso de flamenco. Hasta el punto, que desde la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre ya plantean darle mayor protagonismo a estas instalaciones tras el buen resultado que han tenido con la Bienal de Cante.

Vicente Soto Sordera, durante la gala inaugural de la Bienal de Cante de Jerez. Foto: Cristo García

Desde la organización, Mario González y Lola Vallespí afirman que “la Bienal llega para quedarse” y señalan que “ahora toca hacer balance, y desde ya vamos a escuchar las propuestas de mejora que nos lleguen para que la próxima edición sea mucho mejor”. Además, se muestran satisfechos porque “nuestros principales colaboradores nos han dicho que quieren repetir en el futuro, incluso con un mayor peso, y otros que finalmente no entraron en esta Bienal de Cante nos han dicho que los tengamos en cuenta”. Eso sí, desde la organización esperan que uno de esos futuros colaboradores sea el Ayuntamiento de Jerez: “En varias ocasiones desestimó colaborar en base a sus criterios, pero esperamos que dentro de dos años esté con nosotros”.

Por último, destacan el “proyecto de ciudad” que quiere seguir construyendo la Bienal de Cante en futuras ediciones, no solo acercando la cultura del flamenco a aquellos que visitan Jerez en estas fechas veraniegas, también dándoles “contenido de calidad”, sin olvidar el papel que para la Bienal de Cante tienen las personas mayores y los jóvenes, con actividades dirigidas especialmente a ellos.