Luisa Jiménez Domínguez, Elu de Jerez, es una de las artistas que formarán parte la noche del 8 de agosto del espectáculo ‘Desde mis entrañas’, dedicado a la mujer, en el marco de la I Bienal de Cante.

¿Qué veremos de Elu de Jerez en el espectáculo del día 8?

Un variado de los cantes más puros.

¿Qué le parece el nacimiento de la Bienal de Cante de Jerez?

La tenía Sevilla, Málaga y faltaba Jerez. Esto es una cosa importantísima. Lo de la Bienal es una idea que, para mí, era lo que faltaba en la ciudad, porque Jerez es cuna del cante y que no tuviera una bienal no era normal. Estoy muy contenta.

Algunos la han comparado con La Paquera…

Para mí es un lujo que me comparen con ella, pero yo tengo mi personalidad, he ido cogiendo de todos los cantaores antiguos.

Usted es una gran saetera, al igual que su madre, que no se dedicó al flamenco.

Ella podía haber sido cantaora, pero eran otros tiempos. Tuvo 20 hijos. Y antes los maridos no lo veían. Pero ella cantaba mucho con la Sallago, el Guapo… Mi padre también se dedicó a cantar.

¿Y en su casa? ¿Ve a sus hijos dedicándose al flamenco en el futuro?

A la mayor no la veo muy convencida. Lo lleva dentro, pero no la veo querer dedicarse a esto. El pequeño, a pesar de su edad, sí va cantando algo.

¿Nunca se termina de aprender en el flamenco?

No, en esto no se termina de aprender nunca, cada día se aprende algo nuevo. Pero las tablas es lo que te va dando más maestría.

¿Y hasta cuándo se ve subida a las tablas?

Yo hasta que Dios me diga, porque todavía me siento fuerte, de garganta y todo. Me siento como una chica de 20 años. Que me dure mucho.

– ¿Se está perdiendo el cante puro entre las mujeres?

Cantaoras puras quedamos pocas, en Jerez están naciendo algunas, pero no debíamos dejar esto. Nuestro cante es puro, no comercial.