Lleno en el patio del Museo del Enganche de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre para disfrutar del espectáculo de la familia Sordera.

Fotos: Cristo García