Hablar de Jerez como gran cuna del flamenco no es algo baladí. La ciudad ha visto nacer a algunos de los más grandes cantaores, bailaores y guitarristas que ha dado este arte ya considerado como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco: Manuel Torre, Tío Borrico, La Paquera, Agujetas, Terremoto, Lola Flores, Parrilla, Moraíto… El listado es largo y afortunadamente casi interminable, ya que las grandes familias cantaoras siguen aportando artistas que no hacen sino engrandecer el nombre de Jerez por el mundo entero.

Dar una vuelta por los históricos barrios de Santiago y San Miguel, en pleno centro histórico, e incluso en el extrarradio, caso de la barriada de La Asunción, sirve para darse cuenta de que en Jerez el flamenco es casi un modo de vida. En sus bares, tabancos y en sus peñas el duende surge espontáneamente y no hay prácticamente fiesta popular en la que de una u otra manera este arte no esté presente, ya sea en forma de saeta, en Semana Santa; como bulería, en la Feria del Caballo; o como villancicos en Navidad, durante la celebración de las Zambombas.

Debido a este potencial humano y artístico, la ciudad ha acogido y acoge numerosos eventos relacionados con el flamenco, al que ahora se une la Bienal del Cante, cuya primera edición en Jerez estará dedicada a la Casa de los Sordera y que se desarrollará en diferentes escenarios de la ciudad entre el 5 y el 18 de agosto de 2019. 

Este evento, de carácter bianual, tiene como objetivo ampliar la oferta cultural en torno al flamenco en Jerez en la temporada estival, dando cabida a diferentes actividades divulgativas, formativas y sociales, además, como no, de actuaciones de artistas de reconocida trayectoria. Aun así, la Bienal se centra en el cante, y en este sentido, una de sus principales apuestas es la recuperación del concurso de cante que Jerez celebró por primera  y última vez en 1962 y en el cual participaron unos por entonces casi desconocidos Paco de Lucía o Rocío Jurado, entre otros artistas que años después alcanzarían la gloria del éxito y el reconocimiento.

La I Bienal del Cante está impulsada por un equipo de profesionales expertos en la celebración de eventos relacionados con el flamenco. De un lado, La Guarida del Ángel, toda una institución en Jerez desde hace más de 20 años, por cuyo escenario han pasado tanto artistas noveles como consagrados. Y de otro, El Soniquete de Lola, la primera consultoría especializada en flamenco. Además, la Bienal cuenta con el apoyo institucional de la Junta de Andalucía y la colaboración de la Bienal de Sevilla, Ikea, Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, El Corte Inglés, Coca Cola, Cruzcampo, Barceló Montecastillo, el clúster turístico Destino Jerez, Acoje, restaurante La Carboná, Flamenco Fátima Canca, peña flamenca ‘Buena Gente’, peña Flamenca ‘Luis de la Pica’, Fonda Barranco, Bodega Sánchez Romate, Prieto Música, Dewards, Fundación Secretariado Gitano y Calí.

En cuanto al consejo asesor de la Bienal de Cante, corre a cargo de los artistas David Lagos y Vicente Soto Sordera.

Foto: Vicente Soto Sordera – Fundación Cajasol (Flickr)